¿Y si comenzamos a decidir? Para que otros no lo hagan por nosotros.

Todos los años, los legisladores discuten el proyecto de presupuesto que presenta el Poder Ejecutivo. Allí se define la política pública de nuestra Ciudad, el destino de nuestros impuestos, el futuro de nuestra salud, nuestra educación, el diseño de nuestro espacio público, y la eficacia del transporte, entre otros. En definitiva, se define la calidad de nuestras vidas.

¿Alguna vez fuiste convocada o convocado como parte con voz y voto en esa discusión?

Seguramente no. Y sin embargo, nuestra Constitución establece que la discusión del Presupuesto General tenga carácter participativo. Por eso es que desde 2010, impulsamos la implementación de una Ley de Planeamiento y Presupuesto Participativo, que cumpla con la Constitución y que asegure los procedimientos de consulta a la población sobre las prioridades de asignación de los recursos de nuestra Ciudad.