Para que la casa propia sea un sueño realizable.

Un porteño medio necesita más de 107 sueldos para comprar un departamento usado de 60 m2. Es decir, que debería ahorrar nueve años completos de sus ingresos para poder comprarlo. Para la mayor parte de la población, el crédito hipotecario fue históricamente la única manera de acceder a la vivienda propia, pero en la ciudad de Buenos Aires brilla por su ausencia. Actualmente, de cada cien operaciones de compra y venta de inmuebles, solo seis se hacen con créditos hipotecarios.

Tenemos un excelente instrumento como es el Banco Ciudad que, junto con el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), tiene que estar a nuestro servicio. Pero las últimas gestiones han paralizado el IVC y el presupuesto público para políticas de vivienda.

Creemos que hay que rejerarquizar el rol público en materia de vivienda: reactivar los programas de financiación de vivienda abandonadas por el macrismo; crear un Fondo de Asignación Específica para Hábitat y Vivienda que permita incorporar tierras e inmuebles; y utilizar el Banco Ciudad como un órgano que fomente el acceso al crédito hipotecario.

Más Info:

La Política habitacional en la Ciudad de Buenos Aires / PDF

A mas metros cuadrados, mayor déficit habitacional / PDF

Instrumentos Jurídicos para una política pública local sobre alquileres / PDF